LA SEGURIDAD ANTE EL ROBO

 

 

Una actividad lúdica muy gratificante es el turismo itinerante o turismo por etapas a bordo de una autocaravana, utilizando el vehículo como transporte y como vivienda, sin recalar necesariamente en un camping.

Estos medios permiten desplazarse, entre y en las zonas de visita con la libertad de no tener que planificar cuidadosamente el lugar de descanso, ni ser necesario disponer de un camping próximo y abierto.
La utilización de las vías públicas como estacionamiento habitado requiere una selección cuidadosa en función, principalmente, de la seguridad. El sitio ideal para una etapa es Bonito, Tranquilo y (sobre todo) Seguro. BTS será nuestra marca de calidad en la misma medida que lo es también para nuestros amigos franceses. El lugar idóneo para una etapa.

Lo principal, la elección.-
Los usuarios expertos dicen que la primera impresión es el argumento principal para decidir si un lugar es seguro. Técnicamente el grado de seguridad se puede establecer entre con una escala que comenzaría por un área de descanso en una autopista del mediterráneo, como mas baja, y la plaza principal de un pequeño pueblo frente a la comisaría de policía local, como mas alta.
Se deben considerar como zonas de alto riesgo a las áreas de descanso en las autopistas, donde son numerosos los camiones, automóviles, caravanas y autocaravanas pernoctando. Los intentos de robo son frecuentes en estas áreas. Las autopistas del mediterráneo se llevan la palma.
Como principio básico es preferible salir de la autopista y buscar un lugar tranquilo en un pueblo pequeño de las proximidades.
En las grandes ciudades es necesario huir de las zonas sombrías, poco iluminadas y solitarias. Buscar zonas de estacionamiento, preferiblemente vigilado y de pago. En cualquier caso, lo importante es sentirse seguro para poder descansar en una etapa. Ante la duda un camping puede ser mas eficaz que un sedante para conseguir un sueño reparador.
Las medidas de precaución que se recomiendan habitualmente a los turismos, son muy importantes: no cerrar nunca la visión del interior y no dejar objetos de valor a la vista.

Medidas de protección.-
La base de todas las medidas de protección es una buena alarma activa. En la mayoría de robos consumados, con el vehículo ocupado o no, éstos tenían la alarma desconectada o carecían de ella.
Cuando el vehículo está ocupado, los ladrones entran por una de las puertas de la cabina. En ausencia de ocupantes utilizan también las puerta del habitáculo o incluso una ventana.
No se debe escatimar los medios para contar con una buena alarma. Protección de apertura de puertas. Sensor volumétrico de movimiento. Sensores magnéticos en los portones. Testigo luminoso visible de alarma conectada así como adhesivos disuasorios.
La protección de apertura de puertas se debe conectar cuando se pernocta y el sensor volumétrico de movimiento cuando se deja estacionada para visitar una zona.
Hay medidas adicionales que refuerzan la seguridad: las principales son las cinchas de sirga de acero que sujetan las puertas de la cabina entre sí e impiden su apertura mas allá de lo necesario para que la alarma se active. Casi todos los intento de robo abortados han sido por activarse la alarma.
Hay cierres auxiliares para el portón. Fiamma comercializa dos tipos, el primero consiste en una brida en forma de "U" que sirve también como apoyo que se cierra sobre el portón por la parte exterior. También de Fiamma, en la parte exterior del portón se puede colocar una refuerzo de aluminio grueso cerrado con una llave de seguridad. En el portón se pueden aplicar cerraduras internas de refuerzo.

Gases narcóticos.-
Hace tiempo que circula el rumor de que algunos ladrones utilizan gases narcóticos para adormecer a los habitantes de las autos y así robarles sin que se despierten.
No hay ninguna evidencia de que esto sea cierto. A pesar de que abunda la oferta de alarmas de gas, sobre todo en establecimientos dedicados a la venta de accesorios de autocaravanas de Francia e Italia, nadie ha aportado evidencias de que la utilización de gas sea cierta. Los ladrones con experiencia aprovechan el sueño profundo y su habilidad para hacerse con todo de valor que haya a mano sin despertar a los habitantes. Si alguien se despierta, cosa que ocurre con cierta frecuencia, huyen. No se conocen robos con violencia.
Se ha consultado las diferentes policías españolas y todas ellas han manifestado que no hay ninguna denuncia por la utilización de gas narcótico.
En la práctica es difícil disponer de otro gas que no sea éter. La cantidad de éter necesario para adormecer a los habitantes de una autocaravana es enorme. Los efectos secundarios habrían creado ya algún tipo de víctima, puesto que el efecto secundario típico es el vómito y la aspiración del vómito por adormecimiento es un riesgo evidente. Por otra parte, el éter, en contacto con la llama del frigorífico habría provocado alguna explosión de haberse utilizado.
Si la instalación de una alarma te hace sentir mas seguro, adelante, debes tener en cuenta que la procedencia de las alarmas de gas, derivadas de sensores de GLP, les hacen poco eficaces con una gran probabilidad de falsos positivos provocados por corrientes de aire bruscas.

Por último recapacitar sobre todos los comentarios hechos. Hay que ser prudente sin caer en la paranoia, el riesgo de robo nos acompaña siempre que salimos de casa tanto con un automóvil como con una autocaravana.
La forma de estar y sentirnos seguros es aplicar las normas descritas con rigor y sobre todo seleccionar adecuadamente los lugares de pernocta. Y en última instancia, en la duda, utilizar un camping.

Articulo cedido por

Arsenio Gutiérrez
www.solocamping.com